Galletas de mantequilla escocesas (Shortbread)

null

Estas Navidades mis padres me regalaron una pistola pastelera la mar de mona. Viene con boquillas para hacer decoraciones, pero además trae unos discos para hacer formas con la masa de las galletas de mantequilla, tipo danesas, para que al expandirse en el horno acaben con formas definidas. La pistola en cuestión trae una receta recomendada, pero es una receta con unas cantidades desmesuradas (¡¡6 tazas de harina!!! ¿¡dónde vas con eso!?) y aunque me gusta mucho reducir las cantidades no me había puesto al tema.

En cambio, en el fascículo 21 de Delicias al horno viene una receta titulada “Corazones de mantequilla”, que vienen siendo galletas de mantequilla cortadas en forma de corazón. Después de pasar por el 14 de febrero sin ninguna mención a San Valentín, decidí hacer unos corazones con la pistola en cuestión para “demostrar” que no estoy cumpliendo con mis propósitos de Año Nuevo para el blog (esto de ir al día con las fiestas no lo llevo muy bien, definitivamente)

En fin, que yo quería hacer unas galletas de mantequilla danesas con la pistola. La cuestión es que no son galletas de mantequilla danesas, sino escocesas. Las clásicas shortbread. Así que mi proyecto “pistolero” fue un pequeño fracaso (como puede verse en los escasos corazoncitos de las fotos) pero las galletas en sí están de vicio, así que vamos al tema.

null

GALLETAS DE MANTEQUILLA ESCOCESAS (SHORTBREAD)

125 gramos de mantequilla reblandecida
2 cucharadas de azúcar extrafino (yo usé azúcar glas)
175 gramos de harina
25 gramos de harina de maíz
25 gramos de almendra molida

Tamizar la harina con la maicena y las almendras.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que obtenga un aspecto blanquecino. Añadir la mezcla de la harina poco a poco y batir de cada vez hasta que esté bien integrado. Al final se obtendrá una masa uniforme pero desmigada. Amasar un poco con las manos para que quede lisa y dejar reposar 15 minutos cubierta con papel film.

Precalentar el horno a 150ºC.

Estirar la masa con ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro, más o menos. Cortar las galletas con ayuda de un cortagalletas con la forma deseada (las shortbread tienen una tradicional forma rectangular, pinchados con un tenedor para darle algo de gracia, pero soportan muchas formas) Traspasarlas a una bandeja de horno preparada con papel vegetal y hornear durante 15-20 minutos. Tradicionalmente deben quedar bastante claras, aunque yo dejé que se doraran porque en mi casa se prefieren las cosas un poco tostadas.

Es una masa bastante compacta, que sin embargo queda bastante migosa, algo que no me suele gustar. Estas galletas en cambio me han gustado mucho y me ha resultado bastante sorprendente que tengan un gusto ligeramente salado a pesar de no llevar sal en absoluto. Quizás sea porque apenas llevan azúcar y por tanto no son nada dulces.

En fin, que a pesar de lo mal que lo pasé al principio con la pistola las galletas merecen la pena. Además son bastante fáciles y seguramente volverán a aparecer por mi casa.

null

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s