Coquitos

null

¿Qué hago yo por aquí? ¡Anda! ¡pero si tengo un blog! XD

Bromas aparte, siento que cada vez me parezco más al Guadiana, me dan arrebatos y luego tengo peridos de sequía bloguera… ¡otra cosa en la que tengo que trabajar para mejorar! (y ya van…)

Bueno, respecto a la receta: empecemos diciendo la verdad: no me gusta el coco. Ahí queda eso, como declaración de intenciones.

No es que el coco sea un alimento que odie con toda mi alma, que no quiera saber nada de cualquier cosa que lleve coco. Más bien es que tiendo a evitarlo. Como no es un alimento básico es bastante fácil. Sólo tengo que “preocuparme” de evitar el yogur de coco y poco más.

El coco es uno de esos alimentos que o sí o no. Punto. En mi casa está el bando del coco y el que no. Como esto no es una guerra, pues si alguien pide algo de coco se le da. Muy majos que somos todos.

Estas bolitas de coco fueron para mi madre, que encontró la receta en una revista Lecturas; luego la repetí para mi yayo, para mi tía… La verdad es que yo también las probé y no están malas, quizás porque para los que de verdad les gusta el coco dijeron que un poco más de esta fruta no les habría venido mal. Yo cuento todas las versiones.

null

COQUITOS (25-30 unidades)

100 gramos de coco rallado
100 gramos de almendra molida
200 gramos de leche condensada
1 cucharadita de ralladura de naranja
1 clara de huevo

Precalentar el horno a 170ºC, sólo con la resistencia de arriba.

Mezclar todos los ingredientes en un bol, excepto la clara, con ayuda de un batidor.

Montar la clara a punto de nieve, casi merengue y luego añadirla a la mezcla anterior con movimientos envolventes.

Formar bolitas con las manos y colocar en una bandeja de horno preparada con papel vegetal. Introducir en el horno durante 10-15 minutos para que se doren ligeramente. Esta masa no lleva nada que necesite estar cocinado para comerse (excepto el huevo, quizás), pero en el horno se seca ligeramente para que sea más fácil su almacenado, además de que queda más vistosa con el doradito.

Tambien pueden bañarse en chocolate negro para darles un aspecto más… chocolateado : )

null

Batido de plátano

Photobucket

El batido de plátano es el más fácil del mundo, diría yo. No tiene ningún misterio y queda estupendamente. Este es el que me hice yo para cenar hace poco, totalmente personalizado. Lo hice por la noche, por eso las fotos son diferentes, con luz artificial.

Por cierto, el pañuelo amarillo que veis en las fotos es un tesoro de seda que pertenecía a la abuela de mi bisabuela y que todavía no he tenido el valor de ponérmelo. Por eso lo saco a pasear por aquí, que de algún modo tengo que lucirlo.

Photobucket

BATIDO DE PLÁTANO (2 vasos)

1 plátano
1 vaso de leche
1 cucharada de queso crema
3 cucharaditas de azúcar avainillado

En un vaso de batidora poner el plátano pelado. Triturar con la batidora.

Añadir el vaso de leche, fría, y volver a batir. Incorporar el queso y darle otra vez a la batidora durante un par de minutos. Por último, poner el azúcar avainillado y batir un poco más.

Servir en los vasos y poner un poco de cacao en polvo por encima si se desea (yo le puse cola cao)

Queda sorprendentemente suave y esponjoso, casi como una mousse. Repetiré, sin duda.

Photobucket