Panecillos de Pascua

buns1¡HOLAAAA!

¡He vuelto! O al menos eso parece por ahora.

Hace un par de días hice unos hot cross buns o panecillos de Pascua porque tengo por ahí un poco de levadura que no quiero que se me estropee. Ya los había hecho una vez antes, pero no quedaba tan bien como ahora, en plena Semana Santa. Yo todavía no he podido catar las torrijas de mi yaya este año (¡¡quiero torrijas!!), así que mientras tanto me entretengo haciendo estos bollitos.

La receta está sacada de la colección Delicias al horno, aunque adaptada a lo que tenía por casa (¡cómo puedo no tener mantequilla!) y a una cantidad de seis bollitos.

buns2PANECILLOS DE PASCUA (HOT CROSS BUNS) 6 unidades

75 mililitros de agua
75 mililitros de leche
1 cucharadita de azúcar
10 gramos de levadura prensada

225 gramos de harina de fuerza
25 gramos de azúcar
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela
50 gramos de pasas
1 huevo
15 gramos de manteca

Para la cruz
2 cucharadas de harina normal
1 cucharadita de azúcar
1-2 cucharadas de agua (o menos, tiene que quedar una pasta densa)

Poner en un bol el agua, la leche templadas. Añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva. Desmenuzar la levadura sobre el líquido y remover. Cubrir el bol y dejar que repose durante 20 minutos, hasta que se forme una capa de espuma.

Mientras tanto, tamizar en un bol la harina, la sal y la canela. Añadir el azúcar y las pasas. Formar un hueco en el centro e incorporar el huevo batido de antemano, la manteca derretida y la mezcla de la levadura. Amasar (con unas varillas amasadoras eléctricas es más fácil, pues es una masa algo viscosa) durante al menos diez minutos para que quede completamente integrado. Tapar y dejar reposar durante una hora.

Volver a amasar un poco y formar los bollitos. Con esta cantidad de masa da para seis bollitos bastante hermosos. Colocarnos en una bandeja de horno, separados entre sí. Tapar con un trapo de cocina limpio y ligeramente humedecido. Reposar otros 45 minutos.

Antes de que acabe el tiempo de levado, precalentar el horno a 220ºC, calor arriba y abajo. Preparar la masa de la cruz. Mezclar la harina, el azúcar y muy poquito de agua de cada vez, hasta formar una masa densa y dura. Poner esta masa en una manga y realizar la cruz sobre los bollitos.

Cuando haya pasado el tiempo de levado, meter la bandeja de los bollitos en el horno a media altura y hornear durante 15 minutos, más o menos, hasta que se doren.

Para finalizar se pueden glasear con un poco de glaseado hecho con agua caliente y azúcar a partes iguales, aunque yo no lo hice.

buns3

Recién hechos están deliciosos, muy tiernos y gustosos, perfectos para comer solos. Al día siguiente están más tiesos, sin llegar a ponerse duros y están mucho más ricos si se tuestan. No he probado a congelarlos, pero parece que aguantarían bien el proceso.

Anuncios

Pan de soda (integral)

Photobucket

Estoy desfasada. Muy desfasada…

Esta es la semana de Navidad… ¡y no he puesto ningún dulce navideño! Ni nada típico de la Navidad, ni cosas con almendras, ni galletas de jengibre (¿a qué sabe el jengibre?), ni colores navideños… por no poner, ¡¡no he puesto ni un triste espumillón por ahí tirado en las fotos para hacerlas “más navideñas”!!

En fin, creo que puedo proponerme como propósito de Año Nuevo llevar el blog más al día con las fiestas… San Valentín en febrero (¡tengo un molde con forma de corazón y pienso usarlo!), cosas de Semana Santa en Semana Santa (¿alguien sabe ya cuándo cae en 2012?) y así todo. Pero por ahora tengo que conformarme con poner este pan, por si a alguien le pudiera dar el punto de hacer pan casero para estas fechas.

Photobucket

Tengo que decir que hacer pan de soda es realmente satisfactorio. Si nadie ha hecho pan nunca, ÉSTE es el pan por el que debería empezar. No lleva levadura y por consiguiente no necesita tiempo de levado. Tampoco le hace falta un amasado en condiciones (tan sólo hay que mezclar los ingredientes) ni harina de fuerza. Más fácil no puede ser. Con estas premisas se consigue un pan compacto que prácticamente sirve como plato para poner encima otros ingredientes. Precisamente, ésa es una de las funciones del pan de soda, servir de apoyo para otros alimentos, pues es el pan que típicamente se llevaban los pastores irlandeses (de donde proviene este pan) cuando iban con sus ovejas.

Se supone que este pan se conserva poco tiempo, aunque el que hice yo duró hasta dos días perfectamente. No sé si llegaría hasta un tercer día, porque se acabó antes. Como no lleva toda la harina integral, tiene un sabor muy bueno y como es más denso y menos esponjoso que un pan normal, hay que comer menos cantidad para llenarse. Es decir si te comes la misma cantidad (en volumen) de pan normal blanco y de pan de soda, evidentemente el de soda es pesadísimo. Pero precisamente por eso, con menos cantidad pan de soda te quedas igualmente satisfecho. A mí, que me encanta el pan, me dejó encantada.

Photobucket

PAN DE SODA

175 gramos de harina integral
175 gramos de harina bizcochona
1 cucharada de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
300 mililitros de yogur natural (esto son tres yogures de 125 gramos) / 280 mililitros de buttermilk* (esto es un vaso normal lleno hasta el borde, aproximadamente)

*Para realizar el buttermilk: llenar un vaso con leche (250 mililitros, más o menos) y añadir una cucharadita de limón, de vinagre o de bicarbonato (sólo una de estas tres cosas) y dejar reposar durante 10 minutos.

Precalentar el horno a 220ºC

Tamizar las dos harinas junto con el bicarbonato y la sal en un bol grande. Hacer un hueco en el centro y verter en él el yogur (o el buttermilk). Amasar hasta conseguir que se hayan integrado todos los ingredientes.

Espolvorear una bandeja de horno con un poco de harina y poner encima la masa de pan. Meter en el horno a media altura y hornear durante unos 35 minutos.

Para saber si está hecho, sacarlo del horno, ponerlo sobre una rejilla y golpear con cuidado la parte de abajo. Si suena a hueco estará listo, pero si suena como la membrana de un tambor todavía necesitará unos minutos más de horno.

Photobucket